domingo, 14 de febrero de 2016



 bed, black, book, books, boys, coffee, diary, family, girl, hair, life, notebook, people, tea, white, write, writing



Estoy tan acostumbrada a que las personas se vayan de mi vida cuando creen que han cumplido su ‘misión’, que me resulta un tanto incomprensible eso de que de verdad exista un ser en este mundo que me quiera aunque esté totalmente llena de defectos. ¿En serio? ¿Eso es posible?

Soy una de esas personas que cuando ve a una pareja de señores mayores enamorados, de la mano y sonriendo mientras se miran fijamente, quiere salir corriendo para llenarlos de besos y abrazarlos muy fuerte hasta que pueda impregnarme de su fórmula del amor… para que cuando llegue el día en que me suceda a mí eso, él quiera estar siempre conmigo así como en las películas en las que el amor eterno se jura desde la primera escena.

Aún no he logrado descifrar muy bien esa misteriosa formula del amor. En el mundo actual estamos tan inmersos en una sociedad que sólo busca avanzar y avanzar y avanzar, que se han olvidado del verdadero significado de la vida… El amor. Lo hemos dejado de lado, tal cual hizo Andy con Woody en esa película de Disney que tanto nos hace llorar.

Me incluyo en esta idea de buscar la ‘felicidad’ en una falsa perfección… esa imagen que tenemos del hombre o mujer perfecto que satisfaga todas nuestras necesidades, porque eso es lo que en realidad buscamos, ser felices nosotros, yo, yo, yo. Exigimos como si nosotros fuéramos el anillo más reciente  de Tiffany’s CO. y miles de personas ofertaran por tenernos.

Mis padres y mis amigos dicen que debería de dejar de soñar y de buscarle defectos a todo aquel que se me acerca. Y sí, finalmente, me he dado cuenta de que digo que quiero a alguien que me mire con amor pero no me permito levantar la mirada para así, poder abrir los ojos a cada uno de esos detalles que me regala la vida para disfrutarla más.

En la vida, no hay cuentos de hadas, el punto está en encontrar la belleza en la imperfección. Al fin y al cabo, nadie vino a esta vida con un libro de instrucciones. La clave está en arriesgarse a mezclar todas esas imperfecciones y sueños frustrados para así, al final, con la persona indicada y en el momento correcto, encontrarnos con un resultado casi tan maravilloso como el de esa caricatura en la que todo comenzó con azúcar, flores y muchos colores…
Y cuando eso suceda, podrás darte cuenta de que estar enamorado es algo extraño. Tus pensamientos van constantemente hacia la otra persona, no importa qué estés haciendo. Puedes estar sacando un vaso o cepillándote los dientes o escuchando a alguien contar una historia, y tu mente empezara a desviarse hacia su cara, su pelo, la forma en que huele, preguntándote que ropa tendrá puesta y que te dirá la próxima vez que te vea. Y además del estado constante de ensueño en el que estás, tu estómago se siente como atado a una soga y rebota y rebota durante horas hasta que finalmente se aloja pegado a tu corazón. 



miércoles, 3 de febrero de 2016

 cold, cozy, girl, girls, inspiration, nature, snow, winter




Sé que parezco ser una chica de sentimientos duros, de esos que son difíciles de perpetrar, sé que parece que nada me duele, pero la verdad es que soy mucho más sensible de lo que suelo aparentar.

Lo que no entienden es que este es mi escudo, mi manera de salir ilesa de este loco mundo de irracionalidad, en donde tal parece que a los demás les da igual el daño que puedan causar, en donde las mentiras, la falta de sonrisas es parte ya de la rutina.

Les cuesta comprender, que más de una vez me ha tocado caer, tocar fondo, sufrir y aprender, ya me ha tocado desilusionarme, desengañarme de quien creí que me quería de verdad, y ahora , con este escudo de frialdad, evito volver a salir lastimada, me evito volver a llorar.
Esta de más explicar que no siempre fui la mujer que ahora soy, y aunque no lo parezca, tengo tantas ganas de volverme a enamorar, de encontrar a ese alguien que me invite a volar, no es que tenga miedo a volver a entregar el corazón, pero sin duda soy más astuta cuando es momento de elegir con quien me complico la vida, con quien comparto el tiempo, a quien le dedico mis pensamientos y mis risas.

Y es que , cuando me enamore será de alguien que me sepa valorar, de quien sepa derretir el hielo, de quien sea fuego para evaporar cualquier duda, cualquier miedo.