martes, 1 de diciembre de 2015


 brokenheart, heart, live, love, pain, sad, shit



Entre matarme y atarme hay una M de diferencia.
Quítala y guárdala para  amarme después. 
Si quieres.
Para cuando seamos capaces
de hacernos reír
sin tener que tropezar.

Poesía puede ser cualquiera,
sin importar el color de la mirada.
Tú lo eres,
cuando la tuya se hace estaca.

Y me pierdes del mundo,
tres segundos.
Pero sé que eres real,
porque dueles.

Este círculo sólo sabe del vicio
de hacernos daño.
Pero donde tú pones un punto, yo una coma. 
Y acabamos uno encima del otro
prolongándonos la historia.

Sucediendo,
y convenciéndonos de que somos
un destrozo más
del experimento que es quererse.

Probándonos, inventando.
Leyéndonos entre líneas
y alineandonos para la próxima jugada;
Acabaré pidiendo una tregua
como quien pide un corazón nuevo.

Y tú tendrás esa M guardada
para volver a matarme,
atarme,
o
(sonríe)
amarme.