martes, 17 de noviembre de 2015

 alone, foggy, girl, grunge, indie, room, window



Partamos de la base de que no me encuentro, de que me siento tan compacta. Tan neutra que ni soplando un diente de león  lograría convertir un pétalo en un sueño. Tan en paz, que sólo queda la guerra conmigo, y abro fuego,  y los ojos
¿Cómo voy a ver más allá de esta ventana? Observo y miro y observo y miro y ojalá, ojalá, todo eso que observo y miro tuviera remedio. ¿Cómo voy a cambiar de ventana? ¿Cómo dejar de mirar y observar?
Generar odio, dispersar odio, procurar odio. ¿Quién es el idiota que gasta su tiempo en algo tan caro? ¿No entienden que el amor es más rentable? ¿Tengo que decir rentable para que entiendan de lo que hablo? Que gano yo, sólo porque tú pierdes.
Abro otra y veo tanta ansia por el ahora, tanta obsesión por el ayer; vivo en un mundo en el que la tolerancia  se combate con la intolerancia. Dejen que las niñas sean las niñas que quieren ser. Dejen que los niños sean los niños que quieren ser. No quiero que llegue el día en que mi hija pida  disculpas por querer ser la princesa más bonita del reino. Déjennos vivir sin tener que defendernos de la vida que ustedes quieren que nosotros tengamos.
Y abro otra y, 
partiendo de la base de que ésto no tiene solución, odio yo, y me vuelvo intolerante, y la cierro. Y cierro otra y otra y otra y otra y veo la puerta y no salgo.
Y es ahora, y sólo ahora, cuando me encuentro.
El mundo,  a veces,  casi siempre,  es la vela que me consume.

martes, 10 de noviembre de 2015

alone, beach, dark, girl, grunge, hairstyle, jair, pastel, sadness, sea, sky





Mi psiquiatra dice que es una niña que nació el mismo día que yo, rodeada de alambres; 
al no poder desplazarse por riesgo inminente de corte,
comenzó a desarrollarse en mi estómago.
Dice que es una niña que no podrá nacer, que vendrá al mundo el día que yo grite,
que yo apuñale, que yo cometa un atentado a mi favor.
Ella se colma de hambre y sed de atención canina.
Se llama rabia desde antes de que yo tuviese nombre.
Ella es la que grita;
no puedo más,
quiero estar sola.
Ella es la que sangra por la nariz.
Yo
soy su víctima,
un títere de sus cinco letras de acero ardiendo.
Así que
muerta yo,
se acabó la rabia.