martes, 1 de diciembre de 2015


 brokenheart, heart, live, love, pain, sad, shit



Entre matarme y atarme hay una M de diferencia.
Quítala y guárdala para  amarme después. 
Si quieres.
Para cuando seamos capaces
de hacernos reír
sin tener que tropezar.

Poesía puede ser cualquiera,
sin importar el color de la mirada.
Tú lo eres,
cuando la tuya se hace estaca.

Y me pierdes del mundo,
tres segundos.
Pero sé que eres real,
porque dueles.

Este círculo sólo sabe del vicio
de hacernos daño.
Pero donde tú pones un punto, yo una coma. 
Y acabamos uno encima del otro
prolongándonos la historia.

Sucediendo,
y convenciéndonos de que somos
un destrozo más
del experimento que es quererse.

Probándonos, inventando.
Leyéndonos entre líneas
y alineandonos para la próxima jugada;
Acabaré pidiendo una tregua
como quien pide un corazón nuevo.

Y tú tendrás esa M guardada
para volver a matarme,
atarme,
o
(sonríe)
amarme.

martes, 17 de noviembre de 2015

 alone, foggy, girl, grunge, indie, room, window



Partamos de la base de que no me encuentro, de que me siento tan compacta. Tan neutra que ni soplando un diente de león  lograría convertir un pétalo en un sueño. Tan en paz, que sólo queda la guerra conmigo, y abro fuego,  y los ojos
¿Cómo voy a ver más allá de esta ventana? Observo y miro y observo y miro y ojalá, ojalá, todo eso que observo y miro tuviera remedio. ¿Cómo voy a cambiar de ventana? ¿Cómo dejar de mirar y observar?
Generar odio, dispersar odio, procurar odio. ¿Quién es el idiota que gasta su tiempo en algo tan caro? ¿No entienden que el amor es más rentable? ¿Tengo que decir rentable para que entiendan de lo que hablo? Que gano yo, sólo porque tú pierdes.
Abro otra y veo tanta ansia por el ahora, tanta obsesión por el ayer; vivo en un mundo en el que la tolerancia  se combate con la intolerancia. Dejen que las niñas sean las niñas que quieren ser. Dejen que los niños sean los niños que quieren ser. No quiero que llegue el día en que mi hija pida  disculpas por querer ser la princesa más bonita del reino. Déjennos vivir sin tener que defendernos de la vida que ustedes quieren que nosotros tengamos.
Y abro otra y, 
partiendo de la base de que ésto no tiene solución, odio yo, y me vuelvo intolerante, y la cierro. Y cierro otra y otra y otra y otra y veo la puerta y no salgo.
Y es ahora, y sólo ahora, cuando me encuentro.
El mundo,  a veces,  casi siempre,  es la vela que me consume.

martes, 10 de noviembre de 2015

alone, beach, dark, girl, grunge, hairstyle, jair, pastel, sadness, sea, sky





Mi psiquiatra dice que es una niña que nació el mismo día que yo, rodeada de alambres; 
al no poder desplazarse por riesgo inminente de corte,
comenzó a desarrollarse en mi estómago.
Dice que es una niña que no podrá nacer, que vendrá al mundo el día que yo grite,
que yo apuñale, que yo cometa un atentado a mi favor.
Ella se colma de hambre y sed de atención canina.
Se llama rabia desde antes de que yo tuviese nombre.
Ella es la que grita;
no puedo más,
quiero estar sola.
Ella es la que sangra por la nariz.
Yo
soy su víctima,
un títere de sus cinco letras de acero ardiendo.
Así que
muerta yo,
se acabó la rabia.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

 anorexia, black and white, body, fit, girl, perfect, skinny, woman



Esto funciona así.
A lo largo de tu vida te etiquetas. Todos por lo general nos consideramos valientes, y esa etiqueta es más grande que cualquier miedo. Nos consideramos fuertes, nos creémos capaces de todo. Y a veces, sólo a veces, resulta que de hecho lo somos.
Yo lo era, claro que si. Y los muros de carga caían sobre mi espalda y ya nisiquiera me hacían daño.
Era una valiente, una valiente muerta de miedo. Pero capaz de saltar desde cualquier piso.
Y entonces llegó la mancha negra que nos invade a todos, el "golpe de suerte" que volvió a acabar en golpe.
"Te quiero" He escuchado tantas, tantas, tantas jodidas veces esa mierda de expresión.
En teoría (en teoría) la pregunta a esa expresión habría de ser ¿Me quieres? Y ahí es cuando todos nos caemos al foso.
Qué idiotas somos. La pregunta exacta es ¿Qué quieres? Dinero, diversión, olvidar, machacar pasados, machacarme a mi, dar de que hablar. Dime ¿Qué quieres?
Si todos empezáramos por esa pregunta. Si todos empezáramos por preguntar antes que por afirmar...
No acabaríamos escuchando canciones estúpidas los domingos, llorando de impotencia, creyéndonos víctimas de otro..
Cuando los culpables a fin de cuentas.. siempre somos nosotros mismos. Que no tenemos ni idea de lo que valemos, hasta que nos matan.

martes, 22 de septiembre de 2015

 fashion, flowers, hairstyle, johanna herrstedt, summer



Lo que intento decirte es que esto me matará.
No sé si dentro de diez, veinte, cinco días, meses; pero sé que lo va a hacer.
Y hace tiempo en mi vida que todo está de paso y que así tiene que ser.
Porque una se siente muy sola después de todo lo que he pasado.
Porque nadie debería asistir a los funerales.
Nadie se merece asistir a un funeral salvo el que lo celebra.
Así que por favor no me mates.

martes, 25 de agosto de 2015


 black, girl, hoodie, smoke, with



Me he cortado el pelo porque no quería ser la de ayer ni la de mañana esta mañana. 
Con todos los chicles que llevo en la boca podría dibujar tu silueta en el suelo como si, alguien, te hubiese arrastrado por la noche de la escena del crimen a la papelera donde van a parar todos los peces que mueren. 

Me ha escuchado cincuenta veces seguidas llorar la misma canción. No le doy ninguna pena. 
Le he contado el final a mi película favorita para que se acabe de una puta vez.
Te he imaginado ardiendo como el maíz se convierte en palomitas. 

Llevo siete horas gritándome desde la cocina que recoja mi habitación, que ordene mi vida, que en la cama no se fuma, que me cuide. Que me cuelgue. Me llevo. Y me contesto con la confianza y el desprecio que sólo una mierda de hija le puede tener a su propia madre interior: con la violencia que debía haber guardado para los que la merecían. 

No me merezco.  

viernes, 14 de agosto de 2015


 analog, indie, photography, vintage, window




Hace frío. 
Y el frío es motivo suficiente para renunciar a la búsqueda de calor. Quiero decir, hoy si hace frío, preferiré salvaguardame bajo esta manta.
Prefiero la enfermedad y su resignación. Prefiero un 'no hay nada que hacer' a un 'tal vez podría'.  O puedes o no, haber querido antes. 
Así que sí, me quedo mullida en el sofá, como un cojín que padece rabia, al que se le escapa la espuma por las costuras. 


Soy pequeñita, no ocupo espacio. Ni tiempo. Soy las llaves olvidadas entre las mantas de un sofá, un histérico buscando el mando diez minutos más tarde de que empiece su película favorita. Soy aquello que necesitas sólo cuando recuerdas que lo haces.
Soy urgente, como los documentos depositados encima de una mesa, que alguien exigió a otro alguien que los hizo en el último momento. Tengo la importancia que quieras darme cuando otro percibe que la tengo.


Hace frío.


Y mi desesperanzada yo, ovillada, maldice su propia tontería y teje maldad con un sólo ojo en la espalda. Como una visionaria de puñales.

Qué me he hecho.  - se repite -
Qué me he hecho yo que era la nueva bruja y la antigua reina.
Por qué clase de cigarra estúpida me he dejado ser pisoteada mientras llevaba comida a casa. 
¿Es que ya no me importo?
Es que ya no me saco a pasear vestida de jardín en invierno,
ni enamoro a los niños que me regalan caramelos
ni me gustan ya,
los malditos caramelos. 

Cómo.
Cómo has llegado a ser tan fascista y tan esclava de los demás al mismo tiempo.   
Tú, mediocre, cómo has podido.

Hace aire.

Y las ventanas me convocan al encuentro con el paisaje.  Y la ciudad parece llamarme a gritos.

Tengo hambre.


Y el hambre es motivo suficiente para comerme la noche.  

Porque todavía no estoy muerta.
Y la vida no es un motivo suficiente,
pero,
ignorante, 
tampoco.

miércoles, 12 de agosto de 2015


 beautiful, black and white, girl, photography, sad




Las mejores cartas son impuntuales; como yo, amor.
Nacen entre humo de más y canciones en misión humanitaria.
Vienen a contarte que ya no te echamos de menos,
te hemos echado mucho polvo y telarañas encima.

Cuando leas esto, abre de par en par la ventana. 
O el corazón. 
Pide un deseo que no pueda concederte y salta.

Tú que vienes de jugar al amor y no sabes que se puede perder 
en una sonrisa. 
Yo que vengo de perder al futuro y no sé si pedirte perdón o
que te alejes. 
Que ya nunca sé si hablo de necesidad o de deseo. 
Ni si estos se llevan tanto.

Son tantos pasos hacia atrás 
que me he enamorado de todas las huellas. 
Que el camino me pide demasiado
Y demasiado me suena a exceso
Y exceso me suena a bastante. 
Bien.

Tal vez no tenga besos suficientes que dar si miras en la bandeja de recibidos.

Yo pago las facturas, tú corre a salvarte con otra. 
Pero que te recuerde a mí.
Versión doblada y con subtítulos de copas que no te mereces 
ganar. 
Una versión fácil y adaptada
Que es la que a ti te gusta, 
y a ellas 
les vale.