miércoles, 20 de junio de 2018

Cuando tienes amigos que te ven así de bonita:

'' Estaba loca, loca de remate,
y era guapa, guapa de cojones.
Y conocía a la luna,
y bailaba rock frente al espejo.
Estaba rota, tanto como un trapo,
y era dura, dura de roer,
y odiaba a los poetas,
porque uno de pacotilla la rompió el corazón.
Dormía poco,
y tenía las ojeras más preciosas
que habían ignorado jamas.
Era una princesa de cuento,
la que follaba con sus canciones favoritas sonando de fondo.
Sospecho que venía de otro mundo,
por eso de que nadie había logrado entenderla nunca, aunque siempre era la que más gritaba
y que era inmortal por eso de sus infinitas pecas,
Amó, y aunque no lo recuerde es capaz de amar,
por encima de cualquier boca despeinada,
de cualquier trovador de mierda,
de cualquier basura literaria que le escribía,
Porque es jodidamente perfecta. "


domingo, 17 de junio de 2018


Te quise como un cactus en medio de un desierto plagado de sed.
Te quise como un pájaro enjaulado anhela libertad.
Te quise como una niña que cose el vestido de su muñeca favorita.
Te quise como un avión acaricia el suelo en un aterrizaje de emergencia.
Te quise como el frío atrapa mis huesos.
Te quise como la risa escondida de un niño que juega.
Te quise como un regalo de Navidad suspira bajo las luces de un árbol gigante.
Te quise como el viento degüella cada hoja de un sauce que ha dejado de llorar.
Te quise como un kamikaze buscando el desastre.
Te quise como la gota que rebaña el vaso.
Te quise como el fuego devora.
Te quise desbordada, sin piedad, ridícula, infumable, harta, injusta, indiferente, única, triste, perezosa, envidiada.
Te quise como una tonta; sin escudo, sin cabeza, sin obligación.
Te quise como si no me fueras a romper el corazón:
como si tú, alguna vez me hubieras querido o mejor aún, como si tú, lo hubieras tenido.
Te venden ser el amor de su vida, y a los pocos meses ya están con otra. Otro número más para su lista y para su "historia".

sábado, 16 de junio de 2018


Vuelven las curvas y yo no llevo puesto el cinturón, pero no tengo miedo, cuando algo está completamente roto puede llegar a convertirse en polvo y lo mismo pasa con las personas. Sopla, estoy a punto de evaporarme.
Soy 100% demonios. Si te atreves a mirar y juzgar no hace falta que dispares; seré yo misma quien apriete el gatillo, no me hace daño una bala mas.
90 caídas , 60 espinas, 90 heridas, quiero que esta pesadilla acabe ya. Quiero que las heridas cicatricen en vez de sangrar.
Ana se fue hace tiempo y ahora es Mía la que está conmigo, ha vuelto y dice que somos amigas, que no me va a abandonar.
Última llamada de auxilio, tenemos que parar esto, no pronto, sino ya.

viernes, 15 de junio de 2018


Dolía, dolía tanto que necesitaba equilibrar el dolor interno con el externo.
A diario, se rompía los nudillos
y sin derramar una maldita lágrima,
se cosía una sonrisa en la cara, se vestía
salía a la calle y se encendía su lucky.
Cada calada le llegaba directamente a los pulmones, aspiraba como siempre
dejando que todos los componentes del tabaco
entrasen a su vida matándola lentamente.
Arrastraba los pies —la vida le pesaba
su alma se consumía— poco a poco pero no le importaba.
Era su “Querido diario” de cada día, su rutina
su desastre, su caos —ese caos que nadie quería
del que todos huían, salvo sus demonios—.
Un día sin pensarlo siquiera, se subió a lo alto de un edificio cualquiera; se sentó en el borde
miró al vacío y observando el cigarro de su mano izquierda  y la botella de Martín Codax de su mano derecha, abrió ambos brazos y se dijo:
“Ya es hora de ser fuerte”.

jueves, 14 de junio de 2018


Si algo he aprendido, es que el amor es aquel que sobrevive a la muerte de las mariposas.
Pero creo que todavía no estoy preparada para apostar por nada.
Así que no te enamores de mi. De verdad. No lo hagas.
No lo hagas porque tarde o temprano lo acabaré haciendo. No podré darte todo el tiempo que quieres. Algún día querrás ir a tomar algo y yo estaré demasiado ocupada.
De repente empezarás a querer hacer una rutina conmigo y te diré que estoy liada, que lo siento que tal vez la semana que viene.
Tarde o temprano me darás a elegir. Y tendré que decirte adiós.
Lo siento, pero me rompieron el corazón y este ya no sabe amar. Por eso decidí protegerme en una ocupación constante.
Porque si no inviertes tiempo en algo que te pueda romper, no te romperá nunca.
Quizás eso le pasó al que me enseñó a hacerlo.
Soy nocturna. No las que se emborrachan y salen todas las noches. Pero si de las que se entretienen mirando la luna y se inspiran de madrugada.
Así que, lo siento. Por eso no te enamores de mi.
No cometas el mismo error que yo hice. De verdad. Es una putada.
Ahórrate demostrarme que eres el puto amo.
No quiero saberlo.
Porque no soy de ir de cama en cama, ni de boca en boca.
Y si. Tal vez me hagan falta los domingos en compañía.
Pero cielo, no te empeñes en enamorarme porque esta niña ya no cree en el amor.

miércoles, 13 de junio de 2018


La vida a veces parece el mar.
Un mar cura llevando la sal de sus aguas a las heridas de ojos, que por vendados o vendidos
prefirieron cerrarse al bucear y cuando encontraron la salida y volvieron a abrirse escocían tanto que dolía al mirar.
Un mar brújula llevando botellas vacías
que un día fueron vistas como medio llenas
a orillas donde niños construyen palacetes.
Un mar depresivo escribiendo cartas de despedida desgastando las rocas a las que acude a romperse una y otra vez.
Un mar histérico escupiendo espuma en la arena.
Un mar esquizofrénico gritando por las noches y a la vez siendo la música que escuchaba Beethoven cuando se quedó sordo.
Perfume invadiendo pueblos, ciudades, recuerdos, con esa mezcla de olores que sólo la sal lágrima y el agua océano puede crear.
Un mar que es niño jugando a pillarse con la orilla, que es adolescente arrancando pasiones de verano.
Un mar adulto capaz de tranquilizar la nostalgia y un mar anciano que hace doler menos los huesos, que hace que parezca menos duro andar
seguir adelante.
Un mar historia que nunca sabes dónde está el final, que se entrega a la aventura que supone embarcarse sabiendo que existe la posibilidad de encontrar América o de morir en un naufragio.
Un mar vida capaz de traerte la paz o la guerra.
La calma o la tormenta.

martes, 12 de junio de 2018


Hoy que todo da vueltas en torno al insomnio que me invade, tengo claro cada fallo que cometí ,y me siento más yo.
Tan distinta al pasado y a la vez tan igual,
se que mañana estaré hablando de lo mismo pero de distinta forma.
Sé que buscaré respuestas pero a distintas preguntas.
Nadie puede cambiar mi vida, ni siquiera yo. Y juro que tampoco pretendo hacerlo.
Me gusta palpar las emociones,incluso desvariar,
Olvidarme de que existe el viento para después sentirlo de nuevo, como si fuera la primera vez que roza mi piel.
Mis risas, mis lágrimas, mis fallos, mis aciertos y mis sueños, que se acercan y se alejan como una vez hiciste tú.
La libertad la encontré entre cuatro paredes, las mismas que son confidentes cada noche que pido a dios que no se lleve a nadie más.
Las mismas que me han visto crecer y ocultado cada secreto que he susurrado antes de irme a dormir.
Nada se destruye ,todo se transforma.
Pero yo me he sentido de ambas formas...
Pero podré, pese a que hoy todo de vueltas en torno al insomnio...